viernes 10, la presentación

Ayer nos conocimos todos los participantes. Como cualquier inicio resultó frío e incomodo. Creo que, sobre todo, debido al cansancio acumulado. No obstante, todos manteníamos una buena disposición. En apenas una hora todos directos a la cama.

Por ello, el día de hoy ha resultado ser un desarrollo constante de sentimientos. Del desconocimiento inicial por la mañana, hasta ir al final de la tarde a conocer la playa, sin dejar de oír risas y conversaciones que buscan conocer lo antes posible al prójimo.

La reunión de hoy, de 10 a 17 horas, con un rato para comer, ha resultado caótica en todos los sentidos. Muchos puntos  de vista, muchas ideas y demasiadas dificultades para llegar a una idea principal y común que transmitir en el documental. El ingles por supuesto tiene parte de la culpa.

Eso si, los 30 folios que me enviaron con información sobre malaria me han venido muy bien para no empezar a debatir desde cero sino con una base aprendida.

La coordinadora general, Antje de Alemania y Nyokabi, africana profesional de la filmación, dirigen esta primera lluvia de ideas. Deciden que, como estaba establecido, nos dividamos en cuatro grupos que traten diferentes aspectos de la malaria. Inciden en la importancia de que estemos mezclados tanto racial como profesionalmente.

Finalmente en mi grupo están Dennis, de Kampala (Uganda) y Amos de Kibera (Nairobi). Dennis ha estudiado periodismo y filmación, una historia profesional parecida a la mía. Amos ha estudiado en la escuela de filmación de Kibera. He tenido suerte debido a la experiencia que poseen. Las chicas italianas y Laura, la alemana, jamas han tenido ningún contacto con los elementos técnicos que vamos a trabajar.

Nos han dejado dos horas para que cada grupo busquemos cuales creemos que son los principales elementos que queremos que aparezcan en el documental. Me entiendo bastante bien con ellos, son inteligentes y tienen gran preocupación porque hagamos un buen trabajo.

Ellos han sabido transmitirme sus vivencias sobre malaria y me han escuchado muy atentamente para intentar entender la mentalidad europea sobre un asunto como este. Es duro hablar con un africano sobre la ignorancia de nuestro continente, sabiendo ademas, que uno viene de un inmenso slam como es el de Kibera o de un país cargado de cruentos problemas políticos como Uganda.

Por la tarde, teniendo todos las ideas más claras sobre lo discutido, decidimos cuales son los cuatro aspectos que vamos a intentar reflejar en el documental. Serán la pobreza, las creencias culturales, la falta de conocimiento y la falta de mosquiteras, medicinas y servicios sanitarios.

Vuelvo a tener mucha suerte ya que, gracias a mis intervenciones sobre lo que mis textos de malaria me habían hecho reflexionar, a nuestro grupo nos conceden el tema de la pobreza.  Pretendemos así, poder llegar a la idea de que: la malaria y la pobreza cuando conviven se convierten en un circulo vicioso contra el que es difícil luchar. Intentaremos transmitir lo injusto de esta situación y, la agonía existencial que produce a los países que la sufren como una enfermedad endémica.

Mañana debemos presentar un story line de nuestra guión. Esperamos que, el resto de equipos y las coordinadoras, acojan bien nuestra idea, basada en conocer historias personales de keniatas que nos expliquen cuánto afecta económicamente la malaria a sus salarios mensuales. Todo ello conociendo además sus historias personales.

Anuncios