Entre el bien y el mal de informar

Un encuentro con el periodista norteamericano Christopher M. Hawley desgrana las principales dificultades que entraña ejercer el periodismo de investigación en México.

christopher m hawley

Hawley es un reconocido profesional del periodismo que lleva más de diez años desarrollando su carrera, primero en Puerto Rico y, desde hace unos años en México publicando reportajes narrativos para The Arizona Republic y USA Today. Entre otros ha ganado el premio María Moors Cabot 2009 de la universidad americana de Columbia por su cobertura en Latinoamérica.

La etapa que ahora está desarrollando en México le esta planteando muchas cuestiones éticas  creando en él una visión mucho más profunda de lo que en la carrera periodística enseñan sobre la deontología. El narcotráfico y la corrupción son los temas que más ayudan a crear su conciencia profesional.

El narcotráfico según asegura Hawley se ha encrudecido mucho desde que el país empezó a convertirse no solo en exportador sino que ha normalizado la venta dentro del país. La violencia entre bandas está siendo mucho más encarnizada entre sus calles y de este modo mayor porcentaje de población se ve envuelta en el mundo de los narcos.

El medio norteamericano para el que Chris trabaja posee una estricta política de revelación de datos. Debido a normas que pretenden dar prestigio a la publicación es necesario citar todas las fuentes a las que se le atribuya una información sin excepción alguna. Por ello es tremendamente difícil ejercer la profesión ya que revelar sus nombres a veces entrama muchas más vicisitudes.

El problema es que algunos de ellos no son concientes del peligro de dar sus nombres y es entonces cuando empieza la labor deontológica  del periodista. Es muy duro definir entre la labor de informar a la sociedad y proteger la vida y seguridad de aquellas personas que quieren denunciar las injusticias que sufren. En muchas ocasiones Harley afirma haber perdido grandes exclusivas informativas a favor de la protección de sus informantes. Ante la ignorancia del delator la labor moral de este periodista norteamericano es la de dar a conocer los perjurios que ello puede conllevarles. Tras ello muchos se echan para atrás pero esa es la manera de hacer las cosas.

Chris Hawley con su ética da lecciones sobre cómo la labor de un periodista no es simplemente la de investigar y sacar a la luz ya que nunca debe olvidarse de principios morales que van mucho más allá de contentar tu jefe e incluso de dar a conocer la realidad social. El derecho a ser informado no puede utilizarse acarreando más desgracia a otros.

Anuncios