A Sangre Fría

Capote, Truman

 


La novela de Truman Capote A Sangre Fría trata el brutal asesinato de la familia Clutter en Kansas EE.UU sucedido en 1959. La noticia fue cubierta  por Truman que en ese momento era periodista en The New Yorker y tras apasionarse con la investigación pasó 5 años recopilando datos para acabar escribiendo esta interesante obra.

Fue la primera gran novela que seguía la corriente del nuevo periodismo surgido pocos años atrás en EE.UU. Con la obra de Truman, apodada por el mismo “novela de no- ficción” y el éxito que consiguió se dio un gran paso para tomar en serio a esta nueva corriente que además de presentar datos objetivos propios de la documentación de la realidad, estos son adornados con grandes tintes de vida subjetiva y emocional. Así el periodismo alcanzó la sensibilidad que hasta entonces solo podían permitirse los novelistas, consiguiendo así un increíble realismo.

Esta no es solo una novela policial, ni tampoco es solo una novela de dos malhechores, es una y muchas cosas a la vez. En ella hay muchos personajes principales, que intercalan su protagonismo según el momento de los acontecimientos; Desde darnos a conocer exhaustivamente a la familia asesinada mostrando su vida y como eran ellos, pasando por el retrato de la compleja personalidad de los asesinos sin dejar de lado la experiencia vivida por el detective Dewey y su equipo durante la investigación.

De manera consciente Truman rompe con la sucesión lineal de los hechos, acercándose a un montaje cinematográfico, cambiando de escenario y de tiempo de manera libre no por un mero capricho sino adaptándose a la nueva tendencia de crear una narrativa diferente que pudiera dar más emoción y que rompía con lo establecido hasta el momento.  Siguiendo con la estela de Dos Passos pretende así que  los diferentes escenarios de la historia creen una idea general de lo que representan todos ellos en conjunto, queriendo al fin y al cabo retratar a la sociedad estadounidense.

La descripción exhaustiva es la base de todo el libro proporcionando un gran conocimiento de muchos detalles relacionados con todo lo que rodeó a los acontecimientos… como el tranquilo pueblo de Holcom que representa el conservadurismo americano basado en los ideales republicanos de extrema derecha lleno de rancheros prósperos como los Clutter que representan la familia perfecta, admirada por todo el pueblo, de arraigados sentimientos religiosos y muy voluntariosos.

Pero la mayor brillantez  la consigue Truman en la profunda descripción de la personalidad de los asesinos, Dick  Hickock y Perry Smith, remarcando aspectos estremecedores que hacen plantearse hasta qué punto nuestras vivencias, nuestras infancia, el cariño recibido pueden marcar lo que seremos y haremos en el futuro. Consigue mostrar la relación entre delinquir y vagabundear con el sentimiento de ser diferente, el complejo de inferioridad por la falta de dinero y la dificultad para formar parte de la sociedad de la que se sienten repulsados y odiados.

Basado en las largas entrevistas que el escritor tuvo con los autores de la matanza durante su estancia en la cárcel, Capote decidió centrarse en la figura de Perry. Esto se debe a las complicadas relaciones afectivas durante su infancia y además a la  sensibilidad de carácter representada en sus sueños que contaba al autor durante sus largar horas de visita.  Estas visiones onóricas mostraban una figura de un pájaro más alto que Cristo y más amarillo que un girasol que como un ángel guerrero en las peores situaciones de su vida lo había estrechado entre sus alas para llevarlo al paraíso alejándolo de toda aquella crueldad injusta.

La figura del detective Dewey tras la trágica noche cobra vital importancia y a través de él se proporciona una descripción exhaustiva del descubrimiento de los cadáveres, las indagaciones del caso  mediante el estudio de la escena del crimen o la propia obsesión del detective por la dificultad de encontrar a los culpables de un crimen tan atroz y ansiando calmar así la intranquilidad de los habitantes del condado.

La última parte de libro es mucho más reflexiva y plantea cantidad de cuestiones éticas al lector sobres la pena de muerte, la religión o la relación entre las enfermedades psiquiátricas, los asesinos y su dificultad para reprimir sus impulsos. Truman va mucho más allá de la pura exposición de los hechos y de la intensificación novelística pretendiendo zarandear al espectador moralmente con su novela dada su intensa relación con la realidad.

Anuncios