Ética periodística en la investigación

Según Héctor Borrat “lo oculto que se investiga para ser revelado, se debe buscar  siempre en campo ajeno- y, sobre todo, contrario- al de los objetivos e intereses del periódico”

prensa-poder

Esta afirmación resulta ser una de las más interesantes, desconcertantes y originales de las expresadas por este autor según lo que he podido llegar a conocer de sus teorías.

En ésta el autor afirma que las investigaciones no deben inmiscuirse en asuntos  que infieran en el medio que nos da soporte para llevarlas a cabo. Parecería lógico pensar que una empresa de comunicación no va a invertir esfuerzo uy dinero para atacar algún aspecto importante para él pero situándonos en el papel del periodista , esta afirmación de Borrat conlleva cierta incongruencia respecto a su ética.

El investigador denunciar y sacar a la luz aquellos elementos ocultos a la sociedad precisamente por el interés que a los agentes sociales conviene no se conozca el asunto. El periodista debe luchar contra ello y del mismo modo que no debe ceder a presiones políticas tampoco debería ceder a presiones organizativas.

Lo que traduce esta afirmación es que el periodista debe saltarse su ética periodística  investigadoras en cuanto estos atenten contra la seguridad de la empresa en la que trabaja. Sería una especie de lealtad corporativa que prohíbe al periodista ejercer su labor en algunos casos. En mi opinión la única visión que puede, en este caso, hacer sentir bien al periodista es pensar que en el caso de que lo hiciera perdería su trabajo y con ello su voz pública y su capacidad de denunciar otras muchas investigaciones.

Existen varios tipos de casos en los que las empresas periodísticas deciden no publicar respecto a ciertos temas. El más común está relacionado con el hecho de que la publicación de estos afecte a alguno de sus anunciantes.  En ese caso opino la empresa actuando éticamente debería sopesar la importancia de su labor como medio de informar y posicionarlo por encima de un interés meramente económico. Así creo lo más respetable es que la empresa comience a buscar un anunciante que sustituya los ingresos proporcionados por el primero y tras conseguirlo no dudar en publicar investigación.

Otro ocurrente caso se da cuando un tema de investigación puede traer problemas judiciales a la empresa que podría recibir denuncias de los elementos expuestos públicamente en la investigación. En este caso considera, si la empresa comunicativa se lo puede permitir, debe contratar expertos juristas que pudieran llevar a cabo estudios de viabilidad que se adelanten a las posibles consecuencias de publicar las informaciones. De este modo si actúan conforme a la ley sin incurrir en delitos tienen la obligación moral de seguir adelante con la publicación por muchos inconvenientes que pueda causar.

Anuncios