El interminable debate de las casas de juventud

Aunque para muchos pase por algo insignificante, las Casas de Juventud de Zaragoza han sido un cúmulo de conflictos desde su creación en torno al año 86. Aunque éstas han sido una muy novedosa e interesante propuesta juvenil que ha beneficiado a muchos adolescentes aragoneses no ha quedado exenta de grandes debates políticos en toda su historia. Hoy día, vuelven a saltar a la palestra por distintos motivos y obligan a replantearse el modelo creado para poder mejorar sus propuestas y su estructuración.

El último debate apareció cuando, a finales de 2008, el Teniente de Alcalde en materia de Acción Social y Juventud, Fernando Gimeno, anunció ante un foro de trabajadores de Casas de Juventud el posible cierre de gran parte de éstas dejando sólo siete a disposición de la ciudad. Distintas asociaciones y trabajadores de estos centros reaccionaron y con CHA a la cabeza consiguieron aprobar una moción para evitar posibles medidas del ejecutivo.

Tras ello, Gimeno tardó poco en desdecir sus palabras y aclarar que lo único que pretendía es cambiar el modelo de gestión de las Casas de Juventud, algo que sigue preocupando a trabajadores de estos centros que vieron cómo estos comentarios podían traer recortes de presupuesto y laborales.

En navidades de 2008, los trabajadores de Casas de Juventud, adelantándose a los posibles acontecimientos, decidieron crear un informe que aunase su modo de pensar respecto a la labor de los distintos centros de la ciudad. En él, afirman creer fundamental la labor que éstas aportan a los jóvenes de la ciudad pero advierten de que en muchas ocasiones encuentran dificultades para desarrollar su labor sobre todo en determinados barrio donde no se dispone de instalaciones y equipamiento adecuados. Esta cuestión incumbe a la gestión por tanto del ejecutivo municipal en cuanto a las partidas de presupuestos  que se destinan a este aspecto concreto de la política social.

Para dar rigor a sus informe, los trabajadores aportan datos de memorias de los centros donde se recoge que, en torno a 8000 usuarios acuden a ellos de forma asidua, lo que garantiza la aceptación de los jóvenes de la ciudad; pero aseguran, muchos de ellos se quedan en listas de espera para realizar las actividades ya que el número y jornada de los trabajares no ha variado desde sus inicios.

Hoy día, hay 26 centros en la ciudad y cada uno de ellos posee 2 responsables contratados a 1´7 jornadas (1´2 en barrios rurales). En último término, los trabajadores reclaman el aumento a 2 jornadas (1´7 en barrios rurales), ya que hay centros con gran volumen de usuarios y creciente demanda. Además alegan que en algunos de los centros hay ciertos problemas de conflictividad y enfrentamiento, fundamentalmente en fines de semana cuando sólo hay un trabajador. Con más trabajadores, aseguran, aumentaría la calidad, seguridad  y personalización de su labor, sobre todo a jóvenes con problemas de socialización.

Además también pretende que los proyectos específicos que se presentan en cada centro se amplíen, para una mejor aplicación, a cuatro años con dos prorrogables para desarrollar de forma adecuada los proyectos planteados y lograr así los fines últimos de su  creación, la adaptación de los más desfavorecidos para poder desarrollarse socialmente.

En definitiva, mejores condiciones propias y del entorno y mayor apoyo para la consecución de los proyectos de las Casas de Juventud es lo que demandan estos trabajadores para así poder salvar los problemas con los que se encuentran diariamente en este servicio social de la ciudad.

Los trabajadores con su informe parecían anteponerse a lo que vendría después ya que tras presentarse las partidas de gasto para el año 2009 en materia de juventud éstas se han visto reducidas en un 9´67% respecto del año anterior. Esto podría respaldarse por la crisis pero lo cierto es que en la otra partida correspondiente a Acción Social, infancia y Centros de Tiempo Libre, el gasto ha aumentado un 6´28% con relación a 2008. Además tan solo hace dos días el Ayuntamiento anunció un aumento del 21´8%  del gasto en Servicios Sociales en los que se dará prioridad a las ayudas a la dependencia y la exclusión social.

También dejan espacio en su escrito estos trabajadores sociales para reivindicar que se retomen las iniciativas que pretendían convertir a la Azucarera en espacio especializado para jóvenes. Este proyecto, desarrollado por el Ejecutivo de la Capital pretendía ser inaugurado en 2007 pero finalmente quedo estancado a medias. A este respecto, a principios del presente año saltó la noticia de que el Ejecutivo pretende llevar a cabo la reforma en breve para albergar la sede de Zaragoza Activa como una nueva concejalía trabajando principalmente en empleo, nuevas tecnologías y voluntariado. Además albergará la Biblioteca Tecnológica Cubit como centro de recursos informáticos y espacio polivalente para actividades creativas y asociativas dirigido de manera preferente a los jóvenes.

Maqueta proyecto edificio Cubit

Maqueta proyecto edificio Cubit

Pero, el principal cambio que se observa en la gestión del consistorio en el presente año  es el referente a la nueva forma de colaboración con las distintas instituciones con las que llevaban años participando. Desde ahora asociaciones como Scouts, Ludoteca ambulante, Atades o Cruz Roja entre muchos otros, a priori, no reciben nada del presupuesto según los convenios mantenidos hasta el momento. A partir de ahora serán los departamentos de  Servicio de Actividades de Infancia; Animación de Espacios y Actividades Juveniles; y Subvenciones y Convenios de Acción Social los que distribuyan estas partidas mediante concurso público.

Todos los convenios, más de 80, con distintas asociaciones, se hacen añicos ante estas nuevas medidas. El cambio de convenios por subvenciones pretende acercarse a modelos utilizados en Europa y pretenden con ello que las asociaciones que reciban el dinero del presupuesto deban justificarlo según las actividades desarrolladas por ellos. “Así se pretende transparencia pero no creo que cambien mucho las cosas ni sean los principales problemas a los que se enfrenten las Casas de Juventud”, aseguran los animadores del centro juvenil del Sector Universidad.

Entre los convenios anulados se encuentran aquellos destinados especialmente al Plan Integral del Barrio Oliver y del Casco Viejo.

Ante el recorte de partidas de Acción social y Juventud diversas asociaciones se han unido bajo una misma voz. Éstas crearon un manifiesto el cual presentaron el 15 de enero del presente año donde más de 90 agrupaciones sociales definen como grave la reducción de presupuesto.

En el manifiesto los firmantes mantienen no ser reconocida por el  ayuntamiento de zaragoza la labor de gran utilidad que ofrecen a la ciudadanía. Tampoco admiten el recorte de algunas de las partidas que se dan en el nuevo ejercicio y además exigen que éstas no solo se mantengan sino que se incrementen conforme al IPC, más el 5%. Pretenden así que se cumpla el acuerdo aprobado por unanimidad en el Pleno del Ayuntamiento del pasado 26 de noviembre.

Al no haber sido éstos consultados de las medidas tomadas por el Ejecutivo los trabajadores de Casas de Juventud denuncian “la poca claridad, transparencias y participación que ha demostrado el Gobierno en la elaboración de los nuevos presupuestos”.

Entienden además, que este recorte en gasto social es catastrófico tanto para las entidades sociales como para sus beneficiarios. Según estas asociaciones la situación de crisis debería aumentar el gasto, evidenciando así que ésta es la excusa que pretende el ejecutivo para justificar la reducción.

Más de 90 asociaciones firman este comunicado y entre las pocas ausencias destacan las de las Juventudes Socialistas y UGT.

La situación de las casas así está hoy día, pero lo cierto es que sus problemas vienen desde su creación. Lo preocupante es que éstos se basan en cuestiones estructurales del servicio y han venido enfrentando aal consistorio y asociaciones desde que se crearon a mediados de los años 80.

Fue el Gobierno del socialista González Triviño el que impulsó la creación y expansión de la Federación de Casas de Juventud de Aragón (FCJA).

En su último ejercicio,, de 1995 ésta ya contaba con 61 millones de presupuesto en la capital además de recibir dinero del Ayuntamiento en relación al número de habitantes. Entonces la actividad no estaba muy desarrollada y apenas existían Centros de Tiempo Libre y asociaciones juveniles y de vecinos que la apoyaran. En ese momento tan solo 5 educadores de calle rondaban la ciudad. El problema es que con el tiempo el organismo se fue politizando y se rodeó de miembros relacionados con UGT, CC.OO., Rolde Choben (Juventudes del Par) y Juventudes Socialistas. La Federación constituyó un punto de apoyo para la consolidación de este tipo de Asociaciones Juveniles ligadas a partidos políticos.

Tras ganar las elecciones Luisa Fernanda Rudi canceló la Federación de Casas alegando la apropiación indebida de un local por parte de asociaciones políticas. Debemos tener en cuenta que el Partido Popular no formaba parte del entramado que se estaba implantando en este incipiente servicio social.

Un año después, en 1996 cuando el PP ganó las alecciones autonómicas, se continuó con esta política de desmantelamiento del sistema de Juventud, pero entonces las asociaciones juveniles que se habían desarrollado entorno a la Federación de Casas crearon un espacio de debate y defensa de las políticas de juventud el cual constituyó la antesala del “Movimiento Juvenil Laico, Aragonés y Progresista” (MJLAP) conformado por el resto de formaciones políticas tales como Juventudes del PSOE y PAR, sindicatos como CC.OO o UGT, además de asociaciones estudiantiles, feministas y ecologistas entre otras para coordinar así esfuerzos y los recursos escasos de los que disponía la acción social considerando que no se apoyaba lo suficiente desde el Ejecutivo.

Esa asociación no es nativa de Aragón y también se desarrolla en otras comunidades como Cataluña. En nuestra comunidad no se mantuvo quieta políticamente y aunó fuerzas para crear huelgas estudiantiles contra las políticas nacionales del Gobierno de Aznar tales como la Guerra de Irak o los atentados del 11M.

Con el tiempo por desavenencias CC.OO. y PAR lo abandonaron y lo cierto es que las mayores cabezas que la conforman hoy día poseen cargos dentro del PSOE. El Instituto Aragonés de Juventud está dirigido por Marta Aparicio Sainz de Varanda que es además Presidente de las Juventudes Socialistas de Aragón. Lola Ranera que fue dirigente de la Federación de Casas hoy día es Concejala de Contratación y Patrimonio en el Ayuntamiento de Zaragoza.

En este tiempo los trabajadores de las casas han adquirido mayor protagonismo en la gestión y libertad para ejercer su trabajo y defender sus reclamaciones pero siguen siendo una pequeña pieza del entramado que  los rodea.

Como creo haber mostrado, el tema es complicado y mucho más se puede decir de él.  Nunca he pretendido con mis palabras aclarar nada respecto del debate de las Casas de Juventud que conforman nuestra región. Simplemente escribo pretendiendo hacer relucir humildes destellos respecto de este problemático y complejo problema al que se enfrenta la sociedad aragonesa.  Para intentar comprender la situación a la que nos enfrentamos hoy día es necesario conocer el contexto que lo rodea, viene humeando desde el pasado y reaviva el fuego en el presente.

Anuncios