Por un lugar mejor

Hay lugares en Zaragoza que pueden tener más o menos valor para nosotros. Hay algunos que, siendo insignificantes para la mayoría, son verdaderas tierras mágicas para otros. Hay lugares que, siendo muy simples, pueden llenarte de sentimientos.

img_0666

Para cualquiera un pedazo de tierra de unos 100 metros cuadrados en el barrio de Casablanca con un par de bancos y una empobrecida malla para jugar al voleyball no son apenas nada. Sin embargo, hay ciudadanos que en esa pequeña porción de tierra, en un principio insignificante, pueden sentir durante unas cuantas horas a la semana cómo la tierra se resquebraja, se elevan hasta el cielo y a la velocidad de la luz son transportados por todo el Atlántico a un lugar muy, muy lejano, Ecuador.

Anuncios